La segunda oportunidad del emprendedor


Segunda-oportunidad-del-emprendedor-mibs.es

¿Eres emprendedor y necesitas una segunda oportunidad?

Si comenzaste un negocio y no triunfaste como esperabas, no te preocupes, ahora los emprendedores tienen una segunda oportunidad.

La segunda oportunidad o “Fresh Start” es la Ley de Apoyo a los emprendedores y a su internalización, que da la oportunidad a iniciar una actividad empresarial o seguir ejerciéndola.

Pero, ¿quién puede acogerse a esta Ley? Los emprendedores o pequeñas empresas que no superen una deuda de 5 millones de euros, se encuentren en estado de insolvencia, hayan sido declaradas en concurso o estén en situación de hacer frente a un acuerdo extrajudicial de pagos.

¿Acuerdo extrajudicial de pagos o  declaración de concurso?

Para comenzar, vamos a enfocarnos en el primero, pensando que lo mejor es siempre un acuerdo entre las partes.

Para solicitar una acuerdo extrajudicial de pagos y evitar el concurso, es necesaria la figura del mediador concursal que se deberá solicitar su designación al Registro Mercantil. La finalidad es conseguir un acuerdo con los acreedores.

Una vez designado el mediador, éste comprobará las deudas y se reunirá con el deudor y el acreedor en la fecha que acuerden. También, el mediador, se encargará de organizar un plan de pagos que no podrá superar los 3 años y deberá abonarse el 25% de los créditos ordinarios, la totalidad de los créditos privilegiados y los créditos contra la masa.

Puede ocurrir que los acreedores presenten una propuesta alternativa, en ese caso, el mediador se la facilitará al deudor para que la acepte.

Tras la realización del plan de pagos, las partes se reunirán si los acreedores no lo hubiesen aprobado, y se realizarán las modificaciones oportunas hasta llegar a un acuerdo. Si el plan es aceptado, se publicará en el BOE y en el Registro Público Concursal.

 Hay que destacar, que mientras se realiza todo el proceso, el deudor podrá seguir ejerciendo su actividad empresarial, aunque no podrá solicitar préstamos hasta que no finalice el acuerdo.

Pero, ¿que ocurre si el deudor y el acreedor no llegan a un acuerdo? Si fuera por motivos de los acreedores, se solicitaría un Concurso de acreedores. En el caso de ser el deudor, deberá justificar su insolvencia y sólo podrá solicitar el concurso si no ha sido condenado por el art. 260 del Código Penal u otro delito de las mismas características.

Lo más destacado del “Fresh Start” es que muchas personas que quieran iniciar un negocio pueden emprenderlo sin miedo al fracaso y pensando que las segundas oportunidades, en muchos casos, son buenas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *