Cómo-definir-tu-estrategia-empresarial-mibs.esCómo-definir-tu-estrategia-empresarial-mibs.es

Cómo definir tu estrategia empresarial


4 Pasos fundamentales sobre cómo definir tu estrategia empresarial

 La estrategia empresarial puede ser fundamental para la clave del éxito de tu compañía. Tener una buena estrategia empresarial puede hacer que tu negocio suba como la espuma, además de ayudarte a expandir tu marca.

La estrategia empresarial, también conocida como gestión estratégica de empresas, es la búsqueda de un plan de acción de diferentes estrategias (corporativa, competitiva, funcional) y análisis, para desarrollar una serie de objetivos definidos y alcanzables mediante la ventaja competitiva, de manera que se logre crecer y expandir su mercado reduciendo la competencia.

Los pasos fundamentales para seguir una buena estrategia empresarial son:

  1. Marcar tus objetivos a medio o largo plazo

Lo primero que debes hacer para empezar a definir tu estrategia empresarial es saber hacia dónde quieres guiar a tu empresa, dónde quieres que esté en unos 4 ó 5 años. Establecer los objetivos fundamentales, siempre coherentes y alcanzables, para tener una estrategia empresarial efectiva. Los objetivos más habituales de cualquier empresa son “ser mejores que la competencia”, “tener beneficios”, “elaborar los mejores productos”, “ofrecer los mejores precios” u “ofrecer la mejor calidad”.

  1. Planificar la estrategia corporativa

Una vez definidos los objetivos, debes establecer tu estrategia corporativa. En primer lugar, pregúntate “¿en qué sectores empresariales va a competir tu empresa”, “¿qué fases de preproducción, producción o postproducción llevará a cabo tu empresa?”, “¿qué ámbitos de actuación seguirá tu negocio?”.

  1. Elabora la estrategia competitiva

La estrategia competitiva es aquella que se basa en la ventaja competitiva. Es una combinación de los fines (metas u objetivos) que se esfuerza la empresa por alcanzar. Define los valores de tu empresa, sus puntos fuertes y sus puntos débiles e identifica que te distingue de la competencia.

  1. Las estrategias funcionales.

Una vez tengas claro los tres puntos anteriores, marca las estrategias funcionales. Son aquellas que seguirán las distintas áreas de tu empresa, teniendo en cuenta los objetivos generales, la estrategia de la corporación y las unidades de negocio para maximizar la productividad de los recursos.

Con estos 4 puntos conseguirás tener la base sobre la que construir los cimientos de tu empresa.  No olvides tener en cuenta que las estrategias son elementos cambiantes que deben evolucionar y adaptarse a las distintas situaciones.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *