Cómo sobrevivir a la cena de empresa


Con la llegada de las navidades se acerca otro peligroso evento anual: La cena de empresa. Para algunos es una oportunidad para soltarse el pelo con los compañeros y hablar sobre algo a parte del trabajo; para otros, es una experiencia por la que preocuparse aún más que por una cirugía dental. ¿De verdad tienes que tener conversaciones  banales con los de la oficina, ver cómo emborrachan y presenciar su comportamiento vergonzoso y luego mirarles a los ojos el lunes? ¡Paparruchas! (parafraseando a Ebenezer Scrooge)

Sea como sea que te guste vivir estas fechas, definitivamente hay un protocolo en lo que a cenas de empresa se refiere. He aquí algunos trucos que te ayudarán a superar este momento inminente.

1. Recuerda con QUIÉN estás de fiesta

Aunque atacar la barra libre parezca una gran idea, NO LO ES. Podrías hacer o decir algo con terribles consecuencias. Asegurarte de estar sobrio y en tu sitio te asegura no ser el compañero del que todos murmuren el lunes.

En opinión de la asesora en relaciones Amelia Peters: el alcohol es un factor de riesgo en estos eventos. El comportamiento de los empleados en esta fecha se sigue evaluando como si fuesen horas de trabajo y es algo que tener en mente.

No decimos que no bebas absolutamente nada, pero asegúrate de alternarlo con agua, zumos o refrescos y comer bien, así como emborracharse es fácil, también puede echar por tierra tu credibilidad, reputación y en el peor de los casos, tu puesto. Si al final acabas por liarla, aquí puedes encontrar qué hacer.

Resultado de imagen de cena de empresa

2. No asaltes a tu “crush”

A pesar del ambiente apacible y tu recién adquirido coraje líquido, la cena no es la oportunidad de revelar tus sentimientos a ese “alguien especial”. Te arriesgas al arrepentimiento, rechazo, humillación. Podría ser peor y llegar a acercarse al caso de Mark McInnes, que acabó con una denuncia por acoso que destruyó su carrera al acercarse demasiado a la publicista Kristy Fraser-Kirk (leer más aquí)

Mucho cuidado con el flirteo, este no es el momento ni el lugar a menos que quieras ser la comidilla cuando el efecto de la ginebra haya pasado el lunes por la mañana.

Resultado de imagen de office crush

3. Vístete para la ocasión

Aunque se trate de un evento social, aún son tus compañeros de trabajo y tu jefe, no los colegas de todos los sábados con los que salir a darlo todo. Un truco fácil es llevar el tipo de ropa que llevarías a la oficina normalmente, quizás con algún detalle como tus tacones favoritos o una pajarita graciosa, pero siempre siendo profesional.

Muchos estudios demuestran que vestirse para tener éxito, realmente ayuda a conseguirlo así que es importante mantener el tipo incluso estando de fiesta.

Resultado de imagen de office outfit

Resultado de imagen de office outfit men

 

4. Socializa

Tener amigos en el trabajo nos hace más felices y productivos, pero no quiere decir que tengas que estar solo con tus amigos. Este momento es la oportunidad perfecta para hablar con gente con la que normalmente no lo harías porque no soléis coincidir: desde el compañero más tímido hasta el presidente o cualquier otro empleado senior.

Intenta socializar y charlar con todo el mundo, incluso las parejas de los compañeros que acudan. Esta es una oportunidad genial para crear relaciones de trabajo interesantes, así que aprovecha y no parezcas desesperado. Date a conocer en la empresa, pero no por las razones equivocadas.

5. No se habla sobre trabajo

La cena de navidad es eso, una cena. Quiere decir que es un evento social y no un momento para discutir sobre los detalles del último proyecto de tu equipo. Deja tu equipaje de profesional en la puerta e intenta relajarte y pasarlo bien.

Demuestra que eres más que un oficinista aburrido y desentierra la personalidad que se esconde debajo de tu papeleo y tu traje. Por supuesto, si acabas charlando con el jefe y se genera una situación cómoda, de cierta complicidad: NO ES EL MOMENTO DE PEDIR UN AUMENTO. Eso se habla en las horas de trabajo.

6. Hazte con un compinche

Si es posible, súmate a algún amigo que te vigile mientras tú le vigilas a él. Podréis cuidar el uno del otro y decidir cuándo es el momento de irse a casa.

7. Sé elegante

Aunque sea la oportunidad de relajarse con los compañeros, no descuides tu lenguaje ni comportamiento. Evita chistes obscenos y palabrotas, simplemente hay que cuidar los modales.

8. No seas indulgente de más contigo mismo

Las navidades van de sentarse a una mesa y comer, y aunque comer antes de beber es buena idea, ten en cuenta que lo de lanzarte a la comida antes siquiera de saludar no es un buen plan… Si ya es difícil mantener la línea en el sedentario trabajo de oficina, ahórrate que te puedan llamar “el gordo de la ofi”.

9. ¡Pásalo bien!

También es posible pasárselo bien sin perder la dignidad y manteniéndose profesional. Permítete soltarte un poco el pelo, entrar en el espíritu navideño, hablar de algo que no sea el trabajo y conocer a tus compañeros en un contexto más casual. Simplemente asegúrate de mantener ciertos modales y tu comportamiento adecuado, así deberías ser capaz de comer, beber, y estar agusto en un ambiente distinto al de todos los días.

Resultado de imagen de navidad

Y de parte de todo el quipo Mi Business Space, ten una feliz Navidad y próspero año nuevo!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *